Teresa, hermana de Celestino Aigo, desaparecido

Desde ese momento nunca más lo volvimos a ver”, dijo Teresa Nivea Aigo, hermana de Celestino Aigo, vecino de Villa Florencia que desapareció a los 22 años una tarde de agosto de 1976.

 

 

Emiliano Ortiz 11 de abril 2012

 

 

Teresa testimonió cómo fue el secuestro de su hermano y los infructuosos intentos por dar con un rastro de él después de que se lo llevaron de su casa.

No hubo otros testimonios que pudieran aportar sobre qué ocurrió con Celestino después de que un comando encapuchado se lo llevara de la casa; no se lograron testimonios que lo sitúen en otro lugar ni fue “blanqueado” posteriormente por la dictadura. Su destino se ignora desde agosto de 1976.

Mi hermano vivía en mi casa, era agosto de 1976, era tarde cuando golpearon a la puerta personas que decían ser policías. Estábamos en la mesa, Celestino me tocó y me dijo “no hagan nada”. Siguieron golpeando y exigían que abriéramos. Cuando se abrió la puerta, entraron hombres encapuchados vestidos de militar y nos amenazaron de que si nos movíamos nos iban a matar. Estaba mi hermana mayor y mi cuñado, mi madre, Celestino y yo”, describió ante el tribunal.

Explicó que los dos jóvenes -su cuñado y su hermano- fueron sacados afuera de la casa y lo único que saben luego es lo que escucharon a través de la puerta. “Mi mamá lloraba y pedía que la dejaran salir, que qué estaban haciendo; y le decían que se calle o iban a matar a todos”, señaló.

Fue entonces que Teresa recordó un diálogo en el que una voz de la patrulla preguntó los nombres de ambos jóvenes “y escucho el nombre de mi cuñado, luego mi hermano dice Celestino Aigo; y entonces contestaron ‘ah…vos sos el famoso Chino Aigo’, y se sintió un golpe fuerte”, detalló.

Teresa explicó que la sensación en el interior de la casa donde estaban amenazados por los encapuchados armados era que “los iban a matar a palos”; mientras su madre gritaba y lloraba para que la dejaran salir.

Desde ese momento nunca más lo volvimos a ver. Mi mamá salió por las comisarías, mi papá volvió para buscarlo en la noche por todos lados; pero nadie respondía, pasaron los días y mis padres lloraban deprimidos; nunca más lo volvimos a ver. Fuimos a la comisaría de Bouquet Roldán, al Batallón 181 porque nos decían que podía estar ahí, pero venían con la misma respuesta, solamente les decían (a su papá y su mamá) que ahí no estaba. Mi papá duró nueve meses y después falleció a raíz del inmenso dolor”, dijo Teresa.

Explicó que al momento del secuestro ella tenía 14 años y su hermano Celestino 22. “Mañana cumpliría años”, dijo Teresa, que declaró el 11 de diciembre. El 12 su hermano cumpliría 65 años.

Antes de retirarse, le planteó a los jueces que “aún hoy mi madre lo espera, todavía reclama, continuamente lo espera en las navidades porque mañana sería su cumpleaños. Tiene 91 años y sigue esperando justicia”, dijo.

Me llevaron a mi hermano, acabó mi infancia cuando yo tenía 14 años”, afirmó.

 

teresanivea

 

 
Sindicato de Prensa de Neuquén 2.013

 

Mi hermano, desaparecido.

“A sus 91 años mi madre lo sigue esperando para la Navidad”

teresanivea

Teresa Nivea Aigo, hermana de Celestino Aigo.

Escuchar audioTeresa Nivea Aigo

 

teresaaigo

 

 

Sindicato de Prensa de Neuquén 2.013

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.