Sentencia 2008

La sentencia dictada el 18 de diciembre de 2008 por el Tribunal Oral Federal de Neuquén compuesto por Orlando Coscia, Eugenio Krom y Oscar Albrieu fue confirmada en febrero de 2012 por la sala IV de Casación Penal.

De esta manera, quedaron en firme tanto los argumentos vertidos por los jueces en 2008 como las penas de cárcel impuestas a 25 años, 22, 21, 20 y sólo 7 años en el caso de el único de los enjuiciados que no estaba acusado por las 17 detenciones, torturas y desapariciones, sino sólo de una denuncia de secuestro y tortura.

Confirmaron los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani.

El tribunal de alzada rechazó los planteos de los defensores de los represores que, entre otros argumetos, invocaban que los delitos habían prescripto, que en algunos casos había sido “cosa juzgada” -cuando el proceso penal se frenó por las leyes de impunidad-, que había transcurrido mucho tiempo para enjuiciar a los detenidos, o cuestionaron el manejo del juicio por parte del tribunal juzgador e inclusive las pruebas en las que se basó la sentencia.

Borinsky, Hornos y Gemignani reafirmaron que los delitos de secuestros, torturas y desaparición forzada de persona que se ventilaron en el juicio 2008 son imprescriptibles, el tribunal encuadró el proceso como delitos de lesa humanidad, evaluó que el Tribunal se había conducido en forma correcta e imparcial durante el debate, que las pruebas valoradas para imponer las penas habían sido válidas y reafirmó que era la Justicia de la Nación la que debía enjuiciar estos hechos; esto último en respuesta a un planteo que introdujo el militar de inteligencia Jorge Eduardo Molina Ezcurra (que participó de la audiencia en la sala de Casación ) que buscaba dejar sin efecto el dictámen de culpabilidad con el argumento que debía ser llevado ante la Justicia Militar.

Si querés  escuchar la sentencia de 2008, aquí el audio de la lectura del veredicto del 18 de diciembre en la sala de audienias. Luego en febrero de 2009  se conocieron los argumentos en su  totalidad.

Audio de Calf Universidad, el 18 de diciembre-Audio Sentencia 2008

El banquillo 2008…..

Foto Gaby Oyarzo

Los acusados en2008 esperan inicio del juicio

En el banquillo de los acusados estuvieron el general de Brigada Enrique Braulio Olea, que era el jefe del Batallón 181 (actualmente lleva el número 161) y en cuyo predio funcionó la casita blanca y la construcción de chapa que funcionó como centro clandestino de detención y torturas denominado por los represores como La Escuelita.

El jefe de Inteligencia del Comando de la Sexta Brigada, Oscar Lorenzo Reinhold; el jefe del Destacamento de inteligencia 182 que funcionaba en la calle Talero, Mario Alberto Gómez Arena; el jefe del área de Sanidad y subsecretario de Salud, el médico Hilarión de la Pas Sosa; el Jefe de Personal del Comando y quien recibía a los familiares de detenidos  desaparecidos, Luis Alberto Farías Barrera; y los subjefes en el destacamento de Inteligencia Jorge Eduardo San Martín, Molina Ezcurra, y el suboficial Julio Oviedo, quien fue condenado sólo por un caso de los 17 que se ventilaron en el juicio.

En el juicio hubo muchos momentos que marcaron historia. Los ocho imputados fueron invitados a declarar en el inicio (indagatorias), aunque sólo hablaron para identificarse y luego permanecieron silentes durante todo el juicio. En la etapa de prueba durante las audiencias fueron reveladores el  digno testimonio de las dos madres que declararon en el juicio.

Audio 2008 Testimonios del primer juicio


En este audio te ponemos a disposición las indagatorias 2008 y luego una muestra de la participación en las audiencias de Inés Rigo de Ragni, al término de su testimonio por la desaparición de su hijo Oscar Ragni, de quien aún se desconoce cuál fue su destino; luego la voz de Carolina Miggistich, la madre de David Lugones que relata la desaparición de su hijo, un joven de 19 años secuestrado en La Plata en diciembre de 1976, que fue traído al centro clandestino en Neuquén y que sobrevivió al cautiverio en La Escuelita. Lugones fue víctima y a su vez testigo y denunciante de que allí estuvo detenido Oscar Ragni.

 

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.