Tres años de detenciones y persecución ilegal

La pareja de Eduardo Fernando Ubaldini y María Luján Gómez fue perseguida durante cinco años por los servicios de inteligencia de los grupos militares durante la dictadura militar, que se extendió del 24 de marzo de 1976 a diciembre de 1983. Sus casos, que se ventilan en el juicio y por los que declararán en las próximas audiencias, fueron considerados por la fiscalía como claros ejemplos de persecución política e ideológica.

Ubaldini, agrónomo, y Gómez, docente, vivían en San Martín de los Andes y fueron blanco de cuatro detenciones ilegales a lo largo de tres años, bajo acusaciones de accionar subversivo que nunca se les probó.

IMG_5619

El 2 de octubre de 1974 Ubaldini, que como antecedente tenía el haber militado en el Partido Comunista en Bahía Blanca, recibió una carta de la Alianza Anticomunista Argentina, la Triple A, el grupo paramilitar cuya creación se le atribuye al ex ministro de Bienestar Social del peronismo José López Rega, en el que le daban diez días para que abandonar San Martín de los Andes.

“Si pasado dicho plazo no cumple el mandato será ejecutado, en el lugar y hora que este comando considere oportuno”, decía el texto.

La primera de las detenciones ocurrió el 24 de marzo de 1976, día del golpe militar encabezado por el dictador Jorge Rafael Videla. Fueron detenidos por personal militar, Ubaldini en la calle cuando regresaba de Junín de los Andes y Gómez en su domicilio. Después de varias horas fueron liberados.

La segunda fue en un operativo cuyo comando integraba el gendarme Emilio Jorge Sacchitella, el 2 de junio de 1978. La investigación relevó que los uniformados irrumpieron con violencia en el domicilio de la pareja y entre otras acciones colocaron panfletos debajo del colchón de una de las habitaciones. Posteriormente les adujeron que esos panfletos contenían amenazas terroristas contra el Mundial de fútbol que comenzaba a desarrollarse en el país.

Entre otras cosas los acusaron de haber emprendido acciones para boicotear la competencia. Puntualmente, los acusaron de haber generado un corte de energía que impidió que se viera por televisión uno de los partidos en San Martín de los Andes.

La pareja estaba con su hija de seis meses en el momento de la detención, y los represores les exigieron que indicaran a quién la dejarían a cargo o en caso contrario la llevarían a un hospital, lo que trajo una feroz angustia para la madre en cautiverio. Finalmente se hizo cargo una amiga de la pareja, Alda Elisa Muñoz.

A Ubaldini lo llevaron a la sección de Gendarmería Nacional de Junín de los Andes, lo acusaron de subversivo y de adoctrinar a los jóvenes de la ciudad.

El 12 de junio fueron trasladados, vendados y esposados a Neuquén Capital. A Ubaldini lo alojaron en la Unidad 9 y a Gómez en la Alcaidía provincia. Once días después regresados a Junín de los Andes, donde fueron liberados.

La siguiente detención la sufrieron el 10 de junio de 1976, en ocasión que el dictador Videla visitó San Martín de los Andes. El operativo, según la investigación, lo lideró el gendarme Sacchitella.

Nunca se les mostró a las víctimas alguna orden oficial de sus detenciones y todo indica que se los persiguió por cuestiones políticas e ideológicas.

 

Néstor Mathus/ #CoberturaColaborativa SPN

PH Oscar LIvera

Comments are closed.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.