Absolución tambien para Guglielminetti

La defensa oficial pidió 14 absoluciones, fundamentó la del civil de inteligencia Serapio Barros, la del militar Jorge Gaetani (ver nota del 24 de octubre) e inició esta jornada con el pedido de libertad para Raúl Guglielminetti.

Emiliano Ortiz

Relativizando las declaraciones de las víctimas, sostuvo que “Nano Balbo lo mencionó en su declaración en 35 oportunidades”, y que llama la atención, “que a pesar de los años, recuerda los hechos que lo damnificaron, pero que incurrió en contradicciones al confrontar con otros testimonios”.

Peralta sostuvo que Balbo tuvo imprecisiones de fechas y lugares, y se preguntó cómo hizo Balbo para encontrarse con Kristensen en los escalones de la escalera que conducen al sótano, “si no estuvieron detenidos en las misma fecha”.

Sobre la declaración de Pedro Justo Rodríguez, dijo que no fue certero “por el paso del tiempo y la contaminación de los medios de comunicación”, y que cuando identificó al acusado fue una “transferencia inconsciente” basada en la psicología del testimonio.  Ejemplificó que Rodríguez dijo que la esposa de Guglielminetti, que vendía ropa en Cipolletti, dijo que «su situación era comprometida», pese a que Guglielminetti y su señora no vivieron en la localidad rionegrina, «se refirió tal vez a Soza, pero el estaba seguro que era Gulglielminetti», dijo Peralta, en relación al subcomisario de la delegación de la policía federal en Neuquén, Jorge Alberto Soza, que hasta el 2010 estuvo prófugo en la causa.

Cecilia Maletti

Debido a la deformación de los hechos «por el paso del tiempo»y teniendo en cuenta «la escasez probatoria», solicitó la libre absolución de Guglielminetti, por aplicación de tormentos físicos y psíquicos y de asociación ilícita. Y en caso de que no se lo absuelva, pidió subsidiariamente que se le aplique la pena mínima de la escala penal.

 

A Laurella Crippa se lo acusa con “falta de fundamentos”

 

Sobre el ex militar Osvaldo Antonio Laurella Crippa, Peralta solicitó su absolución ya que sostuvo que se lo acusa con “falta de fundamentos”.  Criticó  a la fiscalía y las querellas, argumentando que la APDH había pedido que se lo juzgara por asociación ilícita, por privación ilegal de la libertad y tormentos físicos, mientras que el Ceprodh lo consideró coautor de genocidio.

Sobre el Operativo Cutral Co, dijo que “falta conexión causal de los hechos” en los casos de Recchia, Aigo y  Pichulmán  y que las acusaciones sobre su defendido “no tienen sustento suficiente”. Concretamente sobre Virginia Recchia, sostuvo que sólo “se había limitado a su alojamiento en la alcaidía provincial”.

Peralta expresó también que se acusa a Laurella Crippa por haber sido jefe de la policía en esa época, pero que “no existen pruebas de que haya dado orden alguna” y que incluso “nada hizo para impedir la libertad de las víctimas”.

Matías Subat

Laurella Crippa siguió todo el juicio desde Bahia Blanca por video tele conferencia

 

Peralta alegó que no hay pruebas para acusar a su defendido y que no se comprobó nexo entre los sucesos ocurridos y el ex militar. “No hubo testigos ni pruebas fundamentales a lo largo del juicio que señalen que Laurella Cripppa pueda ser responsabilizado por los acontecimientos, que impartiera órdenes o haber aportado elementos para que dichos sucesos se consumaran”, afirmó.

Refiriéndose  a la declaración de Nelly Curimán, dijo que se refirió a su defendido con “poca simpatía”. Y sobre la participación de Laurella Crippa en el secuestro de Rubén Ríos remarcó que “ni las querellas ni el fiscal aportaron pruebas” y que no pudo establecerse que el imputado haya participado del hecho.

En relación al delito de asociación ilícita, Peralta dijo que su defendido “se limitó a cumplir su función”. Finalmente reclamó la absolución para el acusado, o tener en consideración los atenuantes de la pena.

 

 

 

Sindicato de Prensa de Neuquén

fotos: Emliano Ortiz/Matías Subat

Comments are closed.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.