“Me lo destrozaron para toda la vida”

Teresa Navarro, madre de De Filippis, explicó que su hijo le contó que escuchaba a Luis Albanessi cuando lo torturaban por que lo tenían en una celda conjunta a la de él. De Filippis tenía 16 años al momento de su detención, estuvo seis meses desaparecido y nadie daba respuesta acerca de su paradero. “Lo busqué por cielo, tierra y mar, pero nadie sabía nada” dijo Teresa.

Carlos De Filippis era un peón rural que trabajaba junto con Luis Albanessi (fallecido durante su detención), propietario de la Cooperativa Agrícola y Frutícola “La Colmena”, de Cipolletti.

En abril de 1977 ambos fueron detenidos y llevados a la comisaría séptima de esa  ciudad. El motivo de su detención fue por una serie de incendios presuntamente intencionales en los galpones de empaque de la cooperativa. Los hechos habían ocurrido en febrero y marzo de ese año.

En su búsqueda incansable, la mujer reconoció a Miguel Ángel Quiñones como la persona que la atendió en la comisaría cuando estaba buscando a su hijo desaparecido. “Me decían que lo habían trasladado a Neuquén, entonces fui a ‘La Escuelita’ y un soldado me dijo que ahí tenían a un menor” indicó.

A los ocho meses de su detención, liberaron a Carlos y su madre aseguró que lo vio en muy mal estado. “Cuando llegó a casa estaba muy flaco, lastimado, con marcas en las piernas y muñecas. Tenía quemaduras de cigarrillo en la espalda. Me lo destrozaron para toda la vida” dijo angustiada.

 

Sindicato de Prensa de Neuquén

Comments are closed.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.