Personal de Inteligencia y Policía con poca memoria

En la jornada del viernes 18 de mayo, por la tarde, Rafael Muñoz, Personal Civil de Inteligencia (PCI) recientemente retirado, e Isaías Querci, un policía que se desempeñaba en la comisaría Cuarta de Cutral Co al momento de mega operativo en 1976, declararon en el juicio de La Escuelita II sin recordar demasiados detalles.

Foto: Emiliano Ortiz

El primero en sentarse frente al Tribunal fue Muñoz, quien dijo que su jefe directo era Ramón Florenza, otro PCI quien también estaba citado a declarar, aunque la Fiscalía desistió de su testimonio por su aparente sordera. Cuando el juez Orlando Coscia quiso indicarle al testigo que ya no necesitaban de su declaración este no pudo oírlo. En el primer tramo del juicio, en 2008, uno de los querellantes había pedido la detención de Florenza por su posible implicancia en detenciones ilegales.

Luego de que la secretaria del Tribunal le leyera el decreto nacional por el que los militares retirados quedan libres de decir los antiguos secretos y que ayuden a esclarecer las atrocidades cometidas por la última dictadura militar, Florenza describió sus tareas en 1976 como “explotación de prensa y escuchas radiales” sobre información de Chile ante posibles conflictos.

El testigo comentó que su lugar de trabajo era la sección Inteligencia que estaba ubicada en Félix San Martín y Olascoaga de Neuquén, donde actualmente hay un supermercado. En su sector sólo había tres oficinas dijo, y en el predio al costado había soldados haciendo el servicio militar obligatorio aunque no pudo recordar ningún nombre de oficiales o jefes que iban a ese lugar. Aunque a respuesta del fiscal el testigo dijo que no tenían desde esa dependencia militar conexión por radio con el Destacamento ubicado en la Avenida Argentina, más tarde recordó que al lado de su oficina había otra donde había un radiotransmisor.

Dentro de los nombres de sus compañeros que recordó, estuvo el del actual imputado, Serapio Del Carmen Barros de quien dijo que era PCI que se desempeñaba como mecánico. Y ubicó como jefe de la unidad a Mario Gómez Arenas, a Francisco Oviedo y Enrique Casagrande como suboficiales, y a Sergio San Martín y Jorge Molina Ezcurra como oficiales.

El militar retirado dijo que en su lugar de trabajo “nunca se habló de la lucha contra la subversión”.
Una vez retirado de la sala de audiencia la querellante por el Ceprodh, Natalia Hormazabal solicitó que se extraiga copia de la declaración de Muñoz para ser remitido a la Fiscalía de Primera Instancia para que se lo investigue por falso testimonio y posibles implicancias en los hechos que se intentan esclarecer. La APDH y la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación adhirieron.

Luego declaró Querci, de 69 años y retirado de la Policía de Neuquén, quien recordó “un gran operativo en Cutral Co” mientras él se desempeñaba en la comisaría Cuarta de esa localidad, en 1976.

“Sí recuerdo el operativo pero no se qué día fue, era de noche y llegó a la comisaría personal militar en un camión. Yo estaba en la guardia, se bajaron 2 ó 3 y se metieron en la oficina de los jefes. Quedó arriba del camión personal militar”, describió Querci.

Si bien el policía retirado aseguró que en esa dependencia había calabozos y celdas grandes no recordó que aquella noche hubiera detenidos. El testigo aclaró minutos después que sí recordaba una detención, la de Sergio Méndez, de quien dijo que estuvo esposado en la guardia durante algún tiempo.

El Ceprodh también solicitó que se investigue a Querci por posible falso testimonio.

Sindicato de Prensa

Comments are closed.

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.